Equilibrio

Equilibrio
"Me dejo fluir,buscando el equilibrio. Entre la resistencia y el miedo, el deseo y la voluntad"

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Hay tanto silencio que fascina. ( Todas las palabras)


No hay nada más terrible que negarse a vivir el presente por ese miedo extraño del pasado...
Así empieza mi relato, cada año, cada día, ahora.
 Al fin  comprendo y habiendo dicho todas las razones no queda ningún argumento en pie,
  ninguna historia que defender.
En estos  días se abren los diálogos , los personajes vuelven a su drama,
cambian de escena,se ocultan,  se confunden, salen.
Llueve, para ambientar mejor los relatos latinoamericanos, para destacar en un telón de fondo histórico nuestro pensamiento de  realismo  mágico, soñando que tal vez mañana despertemos y a alguien se le ocurra decir 
la verdad.Corazones suicidas que se arriesguen a morir allí ahogados en su propios latidos. La locura nos ha perforado la visión, el punto ciego se ha vuelto un agujero negro 
que se traga toda materia crítica,
(se puede hacer cualquier analogía entre
agujeros) . No hablar es enloquecedor, este silencio es conocido como antecedente de otras saludables épocas con otros terrores que también aprendimos a adorar de rodillas en el tembladeral del tiempo .  La lluvia como el delirio  salpica los cristales de la ventana en penumbras deforma la imagen de la esquina, los árboles se vuelven manchas oscuras con bordes plateados..y el viento los azota, como hago yo, con esos pensamientos, que se acercan y que no quiero tener. También los deformo, porque sé de esa oscuridad, de esa tristeza aplastante que te cae sobre el alma en noches sin para-caídas.
   Hay poder en el silencio, hay pensamientos cautivos, hay impotencia acumulada. 
Hay un desfile de reclamos, un deseo de gritar que carcome los labios del viento, como cuando hace demasiado frío y añorás la tibieza de unos brazos que ya no están... Por alguna razón las cosas se van transformando en grandes espejismos , la mentira social, la locura de la negación exacerbada al máximo: "Apoteósico" como dice mi hijo "paroxístico"  pienso yo, esto de vivir en un cuento puro.
 Realismo mágico: creer que se puede hacer oro de tanta baratija... Y seguimos implicados y complicados, tratando de no decir, de no quedarnos pegados con alguna palabra que nos abra los ojos y descubramos de pronto que no sólo el rey está desnudo en este juego de seguir fingiendo.

2 comentarios:

  1. No digas la verdad porque quizá nadie podría soportarla, es más cómodo vivir en nuestra vida ficticia sin alejarnos demasiado del rebaño. Puestos a elegir me quedo con el silencio de las montañas, ese que duele en los oídos y te desvela lo que tú ya sabes, que eres un impostor.
    Me ha gustado Sonia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias Steppewolf, acuerdo con vos en que no se soporta la verdad...todos estamos en una cierta im-postura, lo malo es que aquello que tanto se intenta sostener,un día te derrumba. Saludos

    ResponderEliminar