Equilibrio

Equilibrio
"Me dejo fluir,buscando el equilibrio. Entre la resistencia y el miedo, el deseo y la voluntad"

jueves, 24 de enero de 2013

FLASHBACK

   Son las seis y media de la mañana , antes de que la alarma suene ya se activó mi alarma interna. Es curioso, pienso como se nos in-corporan los sonidos, las voces, el rumor de la lluvia a ese instante presente cuando hay que cruzar el umbral del sueño y abrir la puerta a lo cotidiano.  Antes de las batallas maritales;  incluso el sonido del teléfono pasaba al escenario de lo onírico. Sí, una llamada de alguien que no conocía -como en casi todos los sueños- una charla confusa en una lengua extraña, sin sentidos precisos y el flujo inconsciente seguía su curso en su teatro interno, sin querer dejar asomar mi conciencia a la realidad.  La "sintropía perfecta", reflexiono, porque a pesar de la tendencia a la destrucción de esa realidad paralela tan conocida del durmiente, de alguna manera el cerebro se las arregla para que el sueño continúe, no hay caos sino un cierto orden arbitrario de la mente. Qué hermosa sensación. 
  Ahora frente al espejo, juego con el pensamiento referente a  este objeto, una vez escribí en la otra Zona, cuando era Claudia, " frente al espejo cuelgo las piedras negras en el perímetro vacilante del escote, y pienso que a veces el amor pide palabras porque el cuerpo es un poema silencioso".
Sí, creo que la "indiferencia" a la prosa me viene de ahí, de sentirme un poco en un ensayo de farsa, con mis sobrevivientes de  lo cotidiano.
 Es inevitable que se filtre lo real y lo vulgar aquí. Y las metáforas se escapan, aunque para compensar el Indio me cante himnos sagrados en esas  letras que me comen la cabeza. "El lujo es vulgaridad", seguro pero no encuentro  la genialidad de los que se oponen al lujo, o la exquisitez..me parece que hay una exquisita vulgaridad, para no ser injusta. 
  Pero en fin hay que salir del espejo, salir de la imagen, salir de la representación. Llegar a las noches y aquí lo temporal no cuenta, en la memoria es  difícil hacer escenas, o enmascararme para enfrentar a todos esos personajes. Los objetos persecutorios, se adueñan de la oscuridad, y la trasferencia es total. La mujer que me habita llora, en la noche no es más que una niña que se culpa, porque el amor tenía que ser  "para siempre", y no te podés negar. Desobedecer el mandato tiene su precio y el costo más alto es el emocional.  
Me despierto por fin, sueños dentro del sueño, los efectos ceden, vuelvo a atisbar ese reflejo de felicidad en todos los espejos, donde ya no hay culpable, sino mi cuerpo en el silencio de esta libertad. Ahora llega y se queda a mi lado, el ángel de la soledad, sueña y baila por sus penas y también por mí y por vos.
Lejos de los extraños presagios del destino, pienso que lo mejor de la vida es saber que un día hasta el dolor nos abandona.

8 comentarios:

  1. Sonia, escelente ,como siempre, la interpretación de la metáfora, de Niño hombre...genial!!! siempre das en el punto justo!
    donde etan los demás???????????? en FACE!!YA SE, mira me comentaste que cuidabaste de los estafadores ...cuales??? money o cuore???? cuales son peores!!!!...jajaja, la experiencia me dicta,que los últimos!!!
    gracias,un abrazo amiga!
    lidia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno.. es difícil saberlo, pero creo que coincido con vos en ese sentido.

      Eliminar
  2. pregunta: por que dejaste de seguir mi blog????
    lidia

    ResponderEliminar
  3. Lidia, no he dejado de seguir tu blog, estoy tratando de volver a escribir y a leer todo lo que puedo, aunque a veces se me hace complicado. Gracias por tu presencia

    ResponderEliminar
  4. Un día, medio copeteados, bueno, totalmente copeteados, estábamos charlando con un querido amigo que vive en Bariloche. Él me empezó a hablar del amor para toda la vida y dale que va... de repente desperté y le dije "che, que amor para toda la vida, si vos te casaste cuatro veces..." y él respondió sin dudar "sí, pero las cuatro veces fue para toda la vida". Qué enseñanza, qué belleza, qué amor...

    Antes de la era digital, yo tenía un diccionario. Una de las acciones más sensatas que llevé a cabo fue arrancar la hoja en donde estaba la palabra culpa. La hice un barquito y la dejé en el Río Luján, para que naufrague lentamente y se transforme en nitrógeno para peces y plantas. Seguro va a ser más útil que la culpa.

    Beso!

    ResponderEliminar
  5. Ale: la culpa no es de diccionario, es cultural, ideológica, carnal, diría para ser más exacta. Claro que la Búsqueda de la felicidad también lo es. Eso es lo que nos da un poco de sensatez. Beso

    ResponderEliminar
  6. No tengo palabras, realmente me encanta como escribís :)

    ResponderEliminar
  7. Gracias Soo Shadows, bienvenida:)

    ResponderEliminar