Equilibrio

Equilibrio
"Me dejo fluir,buscando el equilibrio. Entre la resistencia y el miedo, el deseo y la voluntad"

lunes, 20 de agosto de 2012

RITOS DEL LENGUAJE

Escribime un poema que yo pueda comer, como ese antiguo libro de los sueños. [¿Recuerdas?]
 Un poema para licuar las letras de tus miedos y beber por las noches en "rito imperativo"* tu vocación poeta. Mirá tu frustración en mis espejos, jamás sabrás cuál es la diferencia.  Había tanto frío entre la sangre cuando tragué tus letras, que en la garganta ahora me suena, tan íntima y extraña, una legión de signos,un plasma que nos llama. Amanece en el límite la razón perseguida, yo sólo sé buscarte...por caminos ardientes de metáforas, paroxismo y palabras. Es preciso saber, la vanidad, las ganas, lo insatisfecho del entorno que te dejó perplejo. Maldición del poeta incomprendido, es comer las migajas que caen de otra mesa. Rompé todas las puertas, mirá de frente tu terror, aprendé hoy lo que dicen las letras.








 Vas a escupir veneno con tus versos oscuros. No habrá dios ni profecías ajenas. Pero no te detengas. Me sobran las palabras, náufrago en la escritura, yo puedo ser tu texto en tiempos de tormenta.

lunes, 13 de agosto de 2012

ELEGÍA

"Ciego eras amor, y yo sólo un nombre, una mirada"

Ahora veo la lluvia, la luz se vuelve plata y evapora las calles, los edificios pierden sus balcones, entre truenos que rompen los oídos. Lloverá entre tu oscuridad, y mi ojos en sombras, entre las cosas que sin piedad dijimos. Átomos de historias susurrantes, cortada intermitencia de sonidos. Mi vida es la tormenta del silencio, sangre llena de rayos y estampidas. No volverás a traer desde el olvido, el humo de la luna en tu cuerpo vacío. Muerte sin escalones ni descanso, llegas tarde, no es hora ya de ritos. Las puertas del deseo he derrumbado, el hemisferio es solo un espejismo.


Abrázame como el silencio, fúnebre, sé mortaja de viento en mis letras de frío.
Asfixiame en la tumba, donde ya no hay memoria, 
hazte gusano, tierra, o milagro divino,
y resucita el tiempo de este jardín prohibido.
Porque estuvimos ciegos en la noche, tan cerca de la luz, sin darnos cuenta. Tan cerca de los fuegos ardientes del destino.